Sólo existen dos pruebas para saber si una vida se ha vivido plenamente, dijo una vez L. Ronald Hubbard: ¿Realizó uno lo que se propuso? Y ¿se alegraron los demás de que uno viviera? Como testimonio de la primera pregunta se encuentra el cuerpo completo del trabajo que realizó durante toda su vida, con más de 12.000 textos escritos y 3.000 conferencias grabadas sobre Dianética y Scientology. Y como evidencia de la segunda, existen decenas de millones de individuos cuyas vidas han mejorado de forma evidente gracias a que él vivió. Hay más de 28 millones de estudiantes que ahora son capaces de estudiar sumamente bien gracias a los descubrimientos educativos de L. Ronald Hubbard. Hay millones de hombres y mujeres que se han liberado del consumo de las drogas al utilizar los métodos avanzados de rehabilitación de drogas de L. Ronald Hubbard. También hay cerca de 100 millones de personas en las que ha dejado huella su código moral no religioso. Y están los innumerables millones de seres que sostienen que su obra es la piedra angular espiritual de sus vidas.

Aunque a L. Ronald Hubbard se le conoce principalmente por Dianética y Scientology, no es alguien a quien se le pueda clasificar con facilidad. Su vida en todo caso, fue demasiado variada y su influencia demasiado extensa. Existen, por ejemplo, miembros de una tribu en el sur de África que no saben nada de Dianética y Scientology, pero que conocen a L. Ronald Hubbard como educador. Asimismo, hay obreros de fábricas en Albania que lo conocen sólo por sus descubrimientos administrativos; niños en China que lo conocen sólo como el autor de su código moral, y lectores en un gran número de lenguas que lo conocen sólo por sus novelas. De modo que no, L. Ronald Hubbard no es un hombre fácil de catalogar y, sin duda no encaja con la típica concepción de un “fundador religioso”, ya que no fue un personaje distante y contemplativo. Sin embargo, cuanto más conocemos a este hombre y a su obra, más nos damos cuenta de que fue precisamente la clase de persona que habría de entregarnos Scientology, la única religión mayor fundada en el siglo XX.

Lo que ofrece Scientology es, de igual manera, lo que uno podría esperar de un hombre como L. Ronald Hubbard. Ya que no sólo nos proporciona un enfoque totalmente único a nuestras preguntas más fundamentales: ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? y ¿Cuál es nuestro destino?, sino que nos proporciona además una tecnología igualmente original para lograr una mayor conciencia espiritual. Así que, ¿cómo esperaríamos poder describir al fundador de tal religión? Evidentemente tuvo que haber sido alguien excepcional de por sí, interesado en la gente, y querido por ella, dinámico, carismático y con una capacidad inmensa en una multitud de campos diferentes: exactamente todo lo que es L. Ronald Hubbard.

El hecho es que si el Sr. Hubbard se hubiera detenido después de sólo uno de sus muchos logros, aún sería aclamado hoy en día. Por ejemplo, con cuarenta y seis millones de sus obras de ciencia ficción en circulación, entre las cuales se incluyen best-séllers monumentales como Campo de Batalla: La Tierra, Miedo y la serie de Misión: La Tierra, es sin duda uno de los autores más aclamados y ampliamente leídos de todos los tiempos. Sus novelas han obtenido algunos de los premios literarios de mayor prestigio del mundo y ha sido justamente descrito como “uno de los escritores más prolíficos y de mayor influencia del siglo XX”.

Sus logros anteriores a eso son asimismo impresionantes. Como piloto de acrobacias aéreas durante la década de 1930, se le conoció como “Flash” y batió récords locales de permanencia en el aire en un planeador. Como jefe de expediciones se le atribuye la dirección de la primera exploración mineralógica completa de Puerto Rico bajo el protectorado de Estados Unidos, y sus notas de navegación todavía constituyen una referencia en las guías marítimas de la Columbia Británica. Sus prácticas con los primeros radares detectores de ubicación se convirtieron posteriormente en la base para el sistema de navegación de larga extensión (conocido como LORAN, del inglés: Long Range Navigational System). Y como fotógrafo, sus trabajos se han expuesto en galerías de dos continentes, con el cuerpo completo de sus fotografías en exposiciones itinerantes y permanentes que siguen atrayendo cada año a miles y miles de personas.

Entre otros campos de investigación, el Sr. Hubbard desarrolló y codificó una tecnología administrativa que es usada por más de 200.000 organizaciones en todo el mundo, incluyendo corporaciones multinacionales, asociaciones de beneficencia, partidos políticos, escuelas, clubes juveniles y muchos pequeños negocios. Asimismo, los métodos educativos del Sr. Hubbard, aclamados internacionalmente, son utilizados por más de cien mil educadores, mientras que su igualmente aclamado programa de rehabilitación de drogas ha resultado cinco veces más eficaz que ningún otro programa de este tipo.

Sin embargo, a pesar de la magnitud de estas cifras, ninguna valoración de L. Ronald Hubbard estaría completa sin una apreciación de lo que constituyó la obra de su vida: Dianética y Scientology. La Iglesia de Scientology es la fuerza más eficaz del mundo para lograr un cambio positivo en éste, y representa la libertad espiritual para millones de personas de todas las naciones. Estas son personas de todo tipo, de todas las culturas y de todo estrato social. Más aún, cuando se habla de los descubrimientos de L. Ronald Hubbard en relación con la mente humana y al espíritu, se habla, en última instancia, del fundamento filosófico de todo lo que logró: una mejor educación, ciudades sin crimen, campus y escuelas libres de drogas, organizaciones estables y éticas, y la revitalización cultural a través de las artes; todo esto y más está siendo posible gracias a los grandes avances contenidos en Dianética y Scientology.

El perfil biográfico que se encuentra a continuación tiene la intención de ofrecerte una idea de L. Ronald Hubbard así como de sus logros en los muchos campos que abarcan su trabajo. Dado que él mismo siempre midió el éxito de una idea en cuanto a su funcionalidad, se ha dado énfasis a esta cuestión a lo largo de esta presentación. Sin embargo, dada la magnitud de lo que desarrolló como autor, educador, filántropo, administrador y artista esta cronología dista de ser completa. Después de todo, ¿cómo puede describirse en unas cuantas páginas el impacto que alguien ha tenido en tantas vidas? Sin embargo, este conciso perfil de su persona y sus logros, se proporciona con el espíritu que se desprende de estas palabras suyas: “Si las cosas se conocieran y se comprendieran un poco mejor, todos llevaríamos unas vidas más felices”.

Cesta  

Cesta vacía

Portes 0,00 €
Total 0,00 €

Cesta Confirmar

PayPal